Aceite de Palma

Uno de cada dos productos de las estaterias dedicadas a productos para nuestros hijos, contienen aceite de palma que, desde el punto de vista nutricional, no es una opción saludable, ya que se trata de un aceite muy rico en grasas saturadas (en torno a un 50%), grasas que, según los expertos, contribuyen a aumentar los niveles de colesterol, provocando la obstrucción de las arterias, lo cual conlleva problemas coronarios. Además el estudio científico publicado en 2016 por la Agencia Europea de la Seguridad Alimenticia (EFSA) afirmaba que cuando el aceite de palma se calienta a más de 200ºC en procesos industriales produce ácidos grasos con la capacidad de modificar el ADN y provocar cáncer. 

Es bastante preocupante por que está prensente sobre todo en productos procesados como panadería y bollería industrial, aperitivos y snacks salados, productos precocinados, coberturas, cremas y productos untables, muchos de ellos dirigidos al público infantil y en marcas que encantan a nuestros hijos como: Nestlé, Kínder, Ferrero, La Cocinera, Kellogs, Flora, Tulipán Heio, Fontaneda, Dhull, Cuetara, Buitoni, Nocilla, Nutela, McDonald, Burguer King...

La razón de que se haya extendido su uso es muy sencilla, se trata de un aceite muy barato.

Os aconsejo revisar bien las etiquetas de los productos, algunos fabricantes y distribuidores de alimentación evitan poner su nombre claramente en el etiquetado, por lo que puede aparecer con nombres como: aceite de palmiste, grasa vegetal (palma), grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste, Sodium Palmitate, Estearina de palma (Palm stearin), Palmoleina u Oleina de palma (Palmolein), manteca de palma o elaeis guineensis (su nombre científico).

No hay comentarios:

Publicar un comentario