Enseñando a pescar...

Lo que más deseo en el mundo desde que nacieron mis mellizas, es su felicidad. No pretendo que sean las más guapas, ni las más inteligentes, ni que destaquen en algún deporte o arte, ni que sean las mejores profesiones de su ramo; quiero que vivan  en el mejor ambiente, rodeadas de cariño y gente buena.
Resultado de imágenes de icono cara sonrienteY entre otras cosas, para conseguir esa felicidad creo que uno debe buscar y tener el apoyo de personas gratas, pero no depender ni económica ni sentimentalmente de nadie. Y para ser independientes, sabiendo que el primer cordón que van a cortar va a ser el mío, aprovecho -ahora que son pequeñas- y que el vinculo que las une a mi aún es muy fuerte y en vez de facilitarle todo tipo de peces, les enseño a pescar, de forma que, al menos una vez al día, les digo NO a alguna de sus demandas y, tras el berrinche, "intento" analizar con ellas, si realmente era una necesidad real o un simple capricho (casi siempre es lo segundo, porque por gracia carencias básicas no tienen).
Parece sencillo, pero no lo es y menos en una sociedad tan materialista e intuitiva, que vive rápido y sin dedicar tiempo a otras opciones más allá de tópicos, modas o modismos facilitando a los hijos ( y así mismos) todo tipo de antojos que suplen, en muchos casos, la falta de conversación, dedicación y afectividad que reina entre las relaciones humanas actuales.
Decía Albert Einstein, que había llegado a ser un gran científico por que dedicaba al menos una hora al día a pensar de forma contraria a lo que realmente pensaba... yo sólo aspiro a ser una gran mamá, por eso aplico la creencia de este genio y durante muchas horas del día doy gusto a mis hijas, pero en un momento dado les entrego la caña y les pido que pesquen: que se paren a pensar, no solo en ellas, si no en el resto de la familia, en mi, en los demás... y en lo realmente necesario y lo prescindible en su/nuestras vidas.
Puedo asegurar que cuando llevamos a cabo esta acción con éxito, yo también aprendo mucho de ellas.

Terra Mítica o Iberia Park en Benidorm

Este verano hemos visitado este Parque temático con nuestras dos niñas. Ya habíamos estado hace unos años, pero ahora han cambiado algunas cosas. La más importante es que han dividido el parque en dos: Terra Mítica e Iberia Park y la entrada a ambas sale bastante cara (precio oferta aniversario 49€ mayores, 34 los niños). Además si buscas atracciones fuertes, Terra Mítica no es el mejor parque, así que para niños menores de 8 años, yo recomiendo entrar sólo a  IBERIA PARK, aquí la entrada, para dos adultos y dos niños, aplicando los tickets descuento que encontrarás en cualquier comercio de la zona (-7€ x adulto y -4€ x niño) sale por 78€ el día.
Lo mejor de este parque es sin duda el gran SPA, os recomiendo alquilar una taquilla (3€ + 2€ de depósito) para cambiaros de ropa y guardar pertenencias, que además podéis mantener durante desde la apertura hasta las 19:00 con total independencia; también hay tumbonas -que deberían estar incluidas en el precio de entrada, pero no, te cobran 5€ por cada una, así que si sólo quieres darte chapuzones, lo mejor será que toallas y chanclas se dejen en un lateral. En cuanto a atracciones para toda la familia, tenéis Los Rápidos -que son muy divertidos-, el Mirador que te permite disfrutar de unas estupendas vistas de Benidorm y su costa y del paseo por el lago artificial e el Barco de Alejandría (también podéis alquilar un patín para cuatro, por 5€ la media hora), el resto de atracciones son para pequeños o muy pequeños. En cuanto a los espectáculos, ell que verdaderamente vale la pena es el de Pirata Barba Roja (el resto son muy simplones) y cuando ya han cerrado las atracciones (a las 21:00horas), en la entrada que une ambos parques (Terra Mítica e Iberia Park), están bien el del Caballo Español, Cleopatra y el de cierre (a las 22:00 horas) con espectáculo de luz, sonido y colofón de fuegos artificiales.
Os recomiendo ir en verano para disfrutar del Spa, llevar ropa de baño, chanclas y toalla y para el resto del día ropa muy cómoda y veraniega, no olvidando llevar gorras, crema para el sol y agua, pues no hay demasiadas sombras. Respecto a la comida, a parte de un restaurante buffet que sale caro si vas en familia, sólo hay kioscos de perritos, bocatas y pizzas muy simples.
En definitiva, si vas a disfrutar del Spa en verano, vale la pena entrar, si vas sólo por las atracciones y te gustan las emociones no vayas, hay en España mejores y más completos parques temáticos a un precio similar, el Parque de Atracciones de Madrid, sin ir más lejos tiene unos espectáculos fantásticos gratuitos y muchas y muy variadas atracciones para todas las edades. 

Mesón en Chinchón

El Mesón Quiñones es un acogedor, aunque no pequeño -tiene capacidad para 300 personas, restaurante de Chinchón. No está en la misma plaza, pero sí muy cerquita. Destaca por su buena comida, su trato familiar y la buena relación calidad/precio para una cocina tradicional de la tierra: Judías al Puchero, Sopa Quiñones al Ajo, Alcachofas Salteadas, Ajetes de Chinchón, Espárragos Verdes a la Sartén, diversas carnes a la parrilla (corderito lechal), asados y gran variedad de postres caseros.
En los bajos del propio mesón se encuentran las cuevas del murciélago, imprescindible conocer y tomarte un vinito.
La carta tiene precios asequibles, pero destacan también los menús -que incluyen menú infantil-.

Para reservar, ver fotos y más información, visita la página: Mesón Quiñones
TlF. 918940532. info@cuevasdelmuercielago.com

Ver también: Conocer Chinchón