Enseñando a pescar...

Lo que más deseo en el mundo desde que nacieron mis mellizas, es su felicidad. No pretendo que sean las más guapas, ni las más inteligentes, ni que destaquen en algún deporte o arte, ni que sean las mejores profesiones de su ramo; quiero que vivan  en el mejor ambiente, rodeadas de cariño y gente buena.
Resultado de imágenes de icono cara sonrienteY entre otras cosas, para conseguir esa felicidad creo que uno debe buscar y tener el apoyo de personas gratas, pero no depender ni económica ni sentimentalmente de nadie. Y para ser independientes, sabiendo que el primer cordón que van a cortar va a ser el mío, aprovecho -ahora que son pequeñas- y que el vinculo que las une a mi aún es muy fuerte y en vez de facilitarle todo tipo de peces, les enseño a pescar, de forma que, al menos una vez al día, les digo NO a alguna de sus demandas y, tras el berrinche, "intento" analizar con ellas, si realmente era una necesidad real o un simple capricho (casi siempre es lo segundo, porque por gracia carencias básicas no tienen).
Parece sencillo, pero no lo es y menos en una sociedad tan materialista e intuitiva, que vive rápido y sin dedicar tiempo a otras opciones más allá de tópicos, modas o modismos facilitando a los hijos ( y así mismos) todo tipo de antojos que suplen, en muchos casos, la falta de conversación, dedicación y afectividad que reina entre las relaciones humanas actuales.
Decía Albert Einstein, que había llegado a ser un gran científico por que dedicaba al menos una hora al día a pensar de forma contraria a lo que realmente pensaba... yo sólo aspiro a ser una gran mamá, por eso aplico la creencia de este genio y durante muchas horas del día doy gusto a mis hijas, pero en un momento dado les entrego la caña y les pido que pesquen: que se paren a pensar, no solo en ellas, si no en el resto de la familia, en mi, en los demás... y en lo realmente necesario y lo prescindible en su/nuestras vidas.
Puedo asegurar que cuando llevamos a cabo esta acción con éxito, yo también aprendo mucho de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario