Incubadora en partos múltiples



 Quiero compartir con todos aquellos que tienen o esperan gemelos o mellizos y con todos los padres, esta preciosa historia que habla de la primera semana de vida de dos hermanas gemelas que, al nacer antes de tiempo y con poco peso, ingresaron cada una en una incubadora. Una de ellas, estaba muy débil y temían por su vida, por lo que una enfermera, contra las reglas del hospital, colocó a las dos bebés juntas y cual fue su sorpresa cuando la bebé más saludable colocó su pequeño bracito alrededor de su hermana y en ese mismo instante el ritmo de corazón de la pequeña comenzó a estabilizarse y su temperatura volvió a la normalidad. Ambas sobrevivieron y el hospital cambió  sus normas después de ver el efecto que producía la cercanía de bebés hermanos en su desarrollo emocional y físico.

(artículo y foto del  Reader's Digest -Mayo de 1996- titulado "The Rescuing Hug"),

 A parte de la emotividad que produce, me trae a la memoria los interminables diez días que mis pequeñas pasaran en solitario en "la temida incubadora", separadas de mi nada más nacer (sin que casi pudiera verlas), sin conocer a su papá (que esperaba ansioso en el pasillo y al que no le dejaron ni tomarlas en brazos), sin el cariño de familiares ni amigos, aisladas en un cajón de plástico transparente, llenas de tubos y sin el calor del pecho de su madre ni la posibilidad de lactancia natural. Aún recuerdo con bastante ansiedad las horas que transcurrieron hasta poder visitarlas, porque los puntos de la cesárea no me permitían bajar de la cama y cómo, cuando por fin me facilitaron una silla de ruedas -que casi tuve que rogar-, a las 24 horas de haber dado a luz, sólo me permitieron acercarme a ellas a través de esa mampara, si posibilidad de abrazos ni besos. Y me sobresalta, con horror, el recuerdo de su cabecita rapada en la que habían colocado una vía a través de la cual le suministraban el suero (a falta de leche).

 Es cierto que las incubadoras han supuesto un gran adelantado para el cuidado de bebés prematuros, con muy poco peso, con inmadurez en alguno de sus órganos o que hayan padecido algún problema durante el parto y que han salvado a muchos bebés que, en otras condiciones, no hubieran podido sobrevivir. 

 Pero no fue mi caso, mis mellizas pesaron al nacer 2kg,100 gramos  y 2kg 400, no hubo contratiempo en el parto (cesárea programada por el ginecólogo a las 37 semanas de gestación), ni ningún problema físico que justificase su ingreso. Y no me gusta generalizar, pero sí creo que ésto no me hubiese pasado en la sanidad pública, porque, quizás, en la privada tengan que justificar los gastos de personal, servicios e instalaciones cada fin de mes... y algunas priorizan esto a cualquier otro motivo.

 Así que futuros papás y mamás de gemelos os animo a que os informéis muy bien, antes de dar a luz, de si el hospital donde os asistirá en el parto el ginecólogo que os atiende favorece el vínculo madre-hijo, de si tiene unid. de neonato y del acceso restringido o no a las incubadoras por parte de padre y madre. Ser conocedores de vuestros derechos, de que la OMS recomienda protocolos que estimulen los vinculos afectivos con el/los recién nacidos, no dejéis que el personal sanitario os manipule y ser bien conscientes de todo lo relacionado con el estado físico de vuestros bebés nada más nacer.

Hay mucho sitios donde informarse, pero yo os recomiendo las siguientes lecturas:



Documento de Carmen Rosa Pallás, (Jefa de la Unidad Neonatal del Hospital 12 de Octubre de Madrid) del ,IV Congreso FEDALMA, Escuela Universitaria de Estudios Sanitarios de la 
Universidad Pública de Navarra, celebrado en  Pamplona en Septiembre del 2007.http://www.quenoosseparen.info/documentos/lospadres.pdf




Y por último, para que recordéis la importancia de los abrazos: El abrazo de mamá "osa"

y otros post que os pueden interesar:
Herencia Gemelar

Prepara tu hogar y tu mente

Riesgos del embarazo gemelar

Tipos de embarazos multiples

Probabilidades de embarazo múltiple



No hay comentarios:

Publicar un comentario